Personas con autismo se convierten en guías del Museo del Prado

0
42

La actividad forma parte del programa Hablando con el arte, que acerca a las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) al mundo del arte y la cultura, a través de la educación emocional y la creatividad
Promovido por la Asociación Argadini y la Fundación Orange, el programa combina la actividad en los propios museos con la creación artística, en la que los alumnos reproducen y versionan las obras de arte que trabajan en los museos, así como llevan a cabo sus propias obras partiendo de la experiencia de sus visitas.

Irene, Víctor y Chacho son tres niños con autismo que han vivido de manera muy especial el Día de los Museos, al convertirse por unas horas en guías que han explicado algunas de las obras del Museo del Prado.

La actividad forma parte del programa Hablando con el arte que la Asociación Argadini y la Fundación Orange vienen desarrollando en distintos museos para tratar de acercar la cultura y al arte a las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), realizando visitas a distintos museos y a través de trabajos creativos partiendo de lo percibido en esas visitas.

En el día de hoy, cada uno de los tres alumnos ha explicado al público los cuadros: El Dios Marte, de Velázquez, Adán y Eva, de Durero, y la Anunciación, de Fra Angélico, así como la escultura anónima Diana Cazadora. Además de explicar el significado y los matices de las obras, Irene, Víctor y Chacho han mostrado a los visitantes sus cuadernos, en los que han pintado reproducciones de las mismas obras.

La enriquecedora experiencia es una iniciativa integradora y novedosa, más aún en un ámbito, como el del autismo, donde los problemas de comunicación social son una de sus señas de identidad. Sin embargo, en un día como hoy, con las puertas de los museos abiertas y con numeroso público, los tres alumnos han sabido desarrollar su tarea de guías con total normalidad, incluso, como anécdota, Chacho ha preguntado a los turistas japoneses “¿Habláis español?” antes de empezar sus explicaciones.

Hablando con el arte se sitúa en un escenario inédito hasta ahora, porque centra su trabajo en la intervención de las personas con TEA y proporciona una nueva visión de ellas en tres grandes ámbitos:

-El ámbito de la interpretación artística; con la peculiar lectura que estas personas realizan del mundo pictórico.
-El ámbito de la calidad de vida; comprobando de qué manera el arte también ayuda a estas personas en la realización de sus sueños y en su bienestar personal.
-La producción artística; los alumnos reproducen y versionan las obras de arte que trabajan en los museos, así como llevan a cabo sus propias obras partiendo de la experiencia de sus visitas.

Este año, además, la iniciativa promueve con SIMBIOSIS, una serie de talleres junto a reconocidos artistas, en los que personas con autismo desarrollan su creatividad en distintas artes plásticas.

COMPARTIR
La asociación ARGADINI tiene como fines mejorar la calidad de vida, el desarrollo personal, educativo, social, cognitivo y emocional de personas con cualquier tipo de discapacidad e independientemente del colectivo o grupo social al que pertenezcan, así como contribuir a su integración social y laboral.

Dejar una respuesta